¿Sí o no a la crema anestésica para láser?

Es común que las personas que deciden dar el paso para iniciar con las sesiones de depilación láser tengan ciertas dudas sobre algunos aspectos. ¿Cuántas sesiones necesitaré? ¿El pelo desaparecerá por completo? Y, una de las más cuestionadas, ¿Me va a doler? La respuesta a las dos primeras preguntas dependerá de la propia persona, de su tipo de piel y de la edad, entre otros aspectos. Gracias al avance de la tecnología respecto a las técnicas de depilación láser, actualmente el láser diodo no provoca dolor alguno, por lo que las sesiones de láser no tienen por qué doler. 

 

Por otro lado, es cierto que no todas las personas reaccionan igual al láser, existiendo quienes sienten ciertas molestias e incomodidades durante las sesiones. Y es aquí donde entran en juego las cremas anestésicas. ¿Es recomendable usarlas durante las sesiones de depilación láser?

 

¿Es recomendable usar cremas anestésicas para la depilación láser?

 

Durante varios años, se extendió el rumor de que la depilación láser era dolorosa. Y, aunque en ciertos casos se exageraba, es cierto que por aquel entonces las técnicas de láser no eran tan avanzadas como lo son hoy en día. Actualmente muchos centros de médico estética o estéticos cuentan con máquinas de última generación, como los de SinVello!, cuyo láser diodo es completamente indoloro y respetuoso con la piel

 

Aun así, todavía es posible encontrar centros con una tecnología un poco más atrasada respecto al láser, pudiendo generar dolor e incomodidad para ciertas personas. Entonces, ¿sería recomendable emplear cremas anestésicas? La respuesta es no, no se aconseja su uso. El principal motivo es que estas cremas, como su propio nombre indica, anestesian la piel, haciendo que ciertos problemas como quemaduras y reacciones cutáneas no se detecten a tiempo, generando un inconveniente mayor

 

 

Efectos de las cremas anestésicas

 

Las cremas anestésicas destinadas al láser tienen la capacidad de insensibilizar la piel durante un periodo corto de tiempo; esto sucede gracias a los elementos que la componen, como, por ejemplo, la tetracaína y/o lidocaína. Dichas cremas permiten que no sintamos molestias o incomodidad, especialmente en zonas más delicadas como puede ser el pubis, las axilas o la cara. Aun así, el contacto y presión que hace la máquina de depilación la podremos seguir notando. 

 

Aunque en un principio suene tentador su uso, está totalmente contraindicado por riesgo de quemaduras y reacciones de la piel. Su aplicación se reserva sólo para casos excepcionales, siempre que se trate de zonas pequeñas 

 

 

Tipos de cremas anestésicas

 

En España podemos encontrar dos cremas anestésicas autorizadas para su aplicación como anestésico tópico

 

  1. Emla: Su nombre proviene de las siglas en inglés de Mezcla Eutéctica de Anestésicos locales. Está compuesta por 25 mg de lidocaína y por 25 mg de prilocaína, siendo ambos componentes dos anestésicos locales. 

 

Para poder acceder a esta crema anestésica será necesaria una receta médica, ya que puede causar reacciones adversas como: 

 

  • Eritema en la zona donde se ha aplicado: Un eritema es un trastorno bastante frecuente de la piel, el cual se caracteriza por su enrojecimiento e inflamación. 
  • Hormigueo en la piel
  • Petequias: Se trata de manchas rojizas causadas por una hemorragia subcutánea. Su aspecto es similar a una erupción cutánea, de tacto plano. Otra característica es que, al presionar, su coloración no varía. 
  • Metahemoglobinemia: Trastorno sanguíneo mediante el cual los glóbulos rojos pierden la capacidad de transportar el oxígeno de forma normal ya que la hemoglobina, la proteína encargada de esta tarea, está dañada. La persona que lo padece presenta una coloración azul de la piel y mucosas, taquicardias, convulsiones y dificultad para respirar

 

Debido a la alta toxicidad de esta crema anestésica, ha sido prohibida en los Estados Unidos. 

 

  1. Lambdalina: 1 gr de esta crema anestésica contiene 40 mg de lidocaína, agua purificada, propilenglicol, lecitina de soja, entre otros componentes. Tras su aplicación, tiene la capacidad de adormecer la piel hasta 5 horas. Por otro lado, al contrario de la anterior crema, esta no necesita receta médica

 

El uso de este anestésico tópico no debe usarse en los siguientes casos: 

 

  • Alergia a este u otros fármacos de aplicación local: En caso de experimentar una reacción alérgica tras su uso, será necesario consultar de forma inmediata con nuestro médico o farmacéutico. 
  • Sobre pieles atópicas e inflamadas: Ya que pueden producir inflamación y agravar dichas patologías. 
  • Sobre zonas con heridas, lesiones no curadas o mucosas: También se deberá evitar el contacto directo con los ojos.

 

¿Qué anestesia se usa para depilar la zona íntima?

 

La depilación del pubis es un tratamiento cada vez más demandado tanto por hombres como por mujeres. El principal motivo es estético, aunque también influyen aspectos como la higiene y la presión social. Al ser una parte del cuerpo especialmente delicada, muchas personas deciden optar por la depilación láser del pubis para realizarlo de forma más cómoda e indolora. Aun así, es posible aplicar cremas anestésicas para reducir las posibles incomodidades que puedan surgir; las más escogidas y populares son Emla y Lamdalina

 

Si se decide aplicar estos anestésicos tópicos, será importante comentarlo previamente tanto con nuestro médico como con el técnico que nos vaya a realizar las sesiones de depilación láser. 

 

Alternativas a la crema anestésica para láser

 

Para evitar dolor durante la depilación láser se recomienda escoger un láser indoloro y de alta tecnología, como lo son el soprano y el diodo, el más usado por los centros de SinVello! 

 

Aun así, si seguimos sintiendo molestias durante el tratamiento, podemos seguir estos consejos para dejar como última alternativa, el uso de cremas anestésicas

 

  • Reducir la potencia: Si durante las sesiones notamos un ligero dolor, es posible pedirle al técnico que reduzca la potencia del aparato de láser para una mayor comodidad. 
  • Aplicar frío: Aplicar frío durante el tratamiento de láser calmará la piel y reducirá los dolores que podemos llegar a sentir. 
  • Evitar el café antes de la depilación láser: La cafeína tiene la capacidad de hacer que la piel esté más sensible, llegando incluso a provocar enrojecimiento en ella. 

 

Carrito de compra