La depilación láser con diodo es uno de los métodos de depilación más populares actualmente. Cada vez son más las personas que prefieren optar por realizarse sesiones de láser, siendo uno de los motivos principales la duración de los resultados obtenidos. ¡Y es que el vello deja de crecer! Depilarse con láser significa que el vello corporal desaparecerá por completo, cosa que no sucede al emplear cuchillas de afeitar o cera para retirar los vellos en exceso.

Por ese motivo, esta creciente fama también ha traído consigo varias incógnitas respecto a los posibles peligros y problemas que puede causar, sobre todo en aquellas personas que se encuentran pasando por un tratamiento médico que implica el consumo de medicamentos. Además de los fármacos, los anticonceptivos también despiertan muchas dudas a la hora de combinarlos con la depilación láser. 

¿Puedo depilarme con láser si tomo medicación?

 

Depende del tipo de medicación. Hay ciertos medicamentos que son contraproducentes con respecto a las sesiones de depilación láser. Antes de iniciar las sesiones, es conveniente avisar al técnico especialista que nos va a tratar de que estamos consumiendo medicamentos. Este se encargará de revisar el prospecto para comprobar si, entre sus componentes, se encuentra alguno fotosensible que pueda poner en peligro nuestra salud. También será necesario que nos pongamos en contacto con nuestro centro de salud para consultarlo con nuestro médico de cabecera. 

¿Qué son los medicamentos fotosensibles?

 

Se dice que un medicamento es fotosensible cuando al ser consumido, ya sea por vía oral o al aplicarse directamente sobre la piel, puede provocar efectos fototóxicos. Esto significa que, una vez consumido este fármaco, y al aplicar radiación solar directa, tiene la capacidad de generar ligeras lesiones en la piel, dejando marcas y/o cicatrices sobre ella. Además, también pueden llegar a alterar el crecimiento natural del vello.

En líneas generales, este tipo de medicamentos debilitan la piel, haciéndola más propensa a sufrir daños a la hora de comenzar el tratamiento de depilación láser, ya que adquiere la capacidad de absorber una mayor cantidad de luz. De este modo, al aplicar una sobreexposición al láser, podemos padecer problemas cutáneos

 

Medicamentos incompatibles con la depilación láser

 

Es importante conocer qué medicamentos resultan un riesgo para nuestra salud en caso de querer empezar con las sesiones de depilación con láser. Al contrario de lo que pueda parecer a simple vista, son muchas las medicinas que poseen componentes fotosensibles, de ahí la necesidad de conocer los más importantes o los que son más probables que consumamos en nuestro día a día. 

 

  1. Antiinflamatorios y analgésicos: El ibuprofeno o el paracetamol son dos de los medicamentos más consumidos sin receta, los cuales no faltan en los botiquines de cada casa. Debemos ir con cuidado con ambos ya que, aunque no lo parezca, pueden ser un riesgo si no informamos a nuestro técnico de que los hemos consumido. 

 

  1. Antiácidos: Como el Omeprazol

 

  1. Antihistamínicos: Entre los que destacan la Ebastina, la Loratadina o el Claritin.

 

  1. Antidrepresivos: Ciertos antidepresivos también incluyen entre sus componentes sustancias fotosensibles. En caso de padecer esta enfermedad y estar en tratamiento, es fundamental recurrir a nuestro médico o psiquiatra para que nos informe de los riesgos y nos ayude a buscar alternativas. Dos ejemplos de antidepresivos fotosensibles son la Fluoxetina, el Bromazpan y la Amitriptilina

 

  1. Corticoides: Siendo la Prednisona y la Hidrocortisona los más reseñables. 

 

  1. Algunos fármacos para combatir el acné: Por ejemplo, el Roacután

 

  1. Medicamentos para reducir los índices de colesterol en sangre: Lovastatina y/o Atorvastatina

 

  1. Antibióticos: Ciertos antibióticos contienen elementos fotosensibles. Destacan el Ciprofloxacino, la Gentamicina o la Azitromizina.

 

 

Es necesario destacar que los efectos secundarios pueden variar según la dosis consumida o el tiempo que llevemos con ellos. Sea como sea, recalcamos la necesidad de comunicárselo a nuestro médico antes de comenzar las sesiones de depilación. En SinVello! También podremos recurrir a un técnico especialista para resolver nuestras dudas sobre los posibles peligros de la medicación respecto a la depilación láser. 

 

Posibles efectos provocados por consumir medicación fotosensible durante la depilación láser

 

En caso de no haber avisado previamente de que estamos consumiendo medicamentos fotosensibles y aun así haber comenzado con la depilación láser, es probable que experimentemos varios efectos a posteriori, no siendo todos agradables. Nuestra piel, bajo los efectos de dichas medicinas, estará más sensible y absorberá mucha más luz láser, pudiendo provocar heridas, quemaduras u otros problemas. Estos pueden ser más o menos graves, pero es importante que los tengamos en cuenta ya que conviene tratarlos cuanto antes, a fin de evitar que se agraven. 

 

  1. Enrojecimiento de la piel: Quizá el más leve de todos. Se debe a, como hemos mencionado antes, la sensibilidad que sufre nuestra piel tras el consumo de estos fármacos. Si ya de por si se puede llegar a sufrir irritación o enrojecimiento en situaciones normales, bajo estas circunstancias, este efecto se produce con más motivo. Para poder tratarlo, convendría aplicar productos naturales con agentes antiinflamatorios, como, por ejemplo, el aloe vera. Esto ayudará a reducir el enrojecimiento y nos producirá sensación de calma sobre la piel.

 

  1. Ligero picor: Este efecto secundario se puede tratar de solucionar de la misma manera que el anterior. Es decir, aplicando un poco de aloe vera, ya sea natural o una crema cuyo ingrediente principal sea esta planta. En caso de que el picor llegue a niveles insoportables, será necesario acudir al médico para que nos ayude a combatirlo. 

 

  1. Descamación: La piel sensible puede sufrir grandes efectos nocivos si está bajo los efectos de elementos fotosensibles. Para evitarlo, es recomendable mantener la piel bien hidratada y evitar tocarla en exceso, o lo agravaremos. 

 

  1. Quemaduras: Estas ya son palabras mayores. Según la gravedad, habrá que acudir al centro médico más cercano para que nos lo trate. 

 

  1. Cicatrices: Un efecto difícilmente reversible. Pero sí es posible reducir su aspecto mediante la aplicación de cremas como la famosa rosa mosqueta

 

Todos estos efectos son muy similares a los que se sufre tras una exposición prolongada al sol. Alguno de ellos tardará más de dos días en aparecer, por lo sería conveniente estar atentos a cualquier cambio o molestia