Las manchas cutáneas o manchas en la piel son una de las alteraciones más comunes que sufren miles de personas alrededor del mundo, sin ningún tipo de distinción de sexo, edad o estilo de vida. Se trata cambios en la pigmentación de la piel, normalmente de color marrón oscuro o negro, que suelen aparecer en las zonas del cuerpo que están más expuestas a los rayos del sol. A pesar de que el principal factor responsable de la aparición de estas manchitas es el sol, los cambios hormonales, la alimentación y el mal uso de productos cosméticos también influyen. 

 

Cabe destacar que en el embarazo existe la posibilidad de que aparezcan estas manchas debido a la subida y baja de las hormonas involucradas. Aunque estas pueden llegar a desaparecer tras dar a luz, está la posibilidad de que persistan durante los meses que dure la lactancia, o a veces incluso más. Por todos estos motivos, no se recomienda la depilación láser durante el embarazo, siendo lo más recomendable esperar un tiempo prudencial hasta proceder a iniciar el tratamiento.  

 

¿Qué son las manchas en la piel?

Las manchas en la piel son zonas donde la pigmentación de esta varía, pudiendo ser más clara o más oscura en comparación con el resto de la piel. A este tipo de manchitas se las denomina hiperpigmentación, y esta aparece cuando el organismo genera un exceso de melanina. Debido a su naturaleza desconocida, suelen causar malestar y congoja en la persona que la padece, ya que suelen ser difíciles de ocultar o disimular. 

 Las zonas más comunes donde aparecen estas manchas son la cara, las manos, el cuello, el pecho, entre otras zonas fácilmente visibles. 

 

¿Por qué salen manchas en la piel?

El encargado principal de la producción de melanina, la cual protege a la piel de los rayos solares, es el melanocito, una célula dendrítica situada en la capa epidérmica. El color de la piel de cada persona en el mundo depende mayormente de la actividad de estas células. Teniendo esto claro, es necesario conocer que las manchas cutáneas son, en realidad, alteraciones de este tipo de células, provocando que los melanocitos generen un exceso de melanina. Dicho exceso de pigmentación acaba pasando a células colindantes, los queratinocitos, que son los que, tras los procesos naturales de regeneración de la piel, acaban subiendo a la superficie de esta, haciéndose visibles al ojo humano y generando la aparición de las manchas cutáneas

 A pesar de que uno de los principales estímulos para que los melanocitos generen un exceso de pigmentación es el sol, se ha demostrado que también influyen otros factores, como el consumo ciertos medicamentos, el uso de productos cosméticos como el maquillaje, así como determinadas alteraciones hormonales

 

Tipos de manchas en la piel

A la hora de intentar averiguar qué es lo que provoca la aparición de manchas en la piel, es importante tener en cuenta el tipo de mancha que es. Para ello será necesario acudir a nuestro médico o dermatólogo, el cual nos hará las pruebas necesarias para averiguar la naturaleza de dichas manchas cutáneas y, así, aplicar el tratamiento despigmentante adecuado. Nunca deberemos tratarlas por nuestra cuenta, ya que podemos acabar provocando que su tamaño aumente y luego sea más complicado hacerla desaparecer. 

 

  • Melasma: También se le conoce como cloasma. Es un tipo de hiperpigmentación que surge en forma de manchas irregulares sobre cara, frente, pómulos, labio superior, antebrazos y cuello. Suelen ser de color marrón, cuya tonalidad puede variar de más caro o más oscuro. Esto hace que resulten totalmente antiestéticas para quienes lo padecen. 

El melasma es muy común en mujeres jóvenes mayores de 20 años, y su aparición está estrechamente relacionada con el uso de métodos anticonceptivos a base de hormonas y con el embarazo; es decir, su principal causa son las alteraciones hormonales. El verano suele empeorar el melasma debido a que es la época del año donde se produce una mayor exposición a los rayos del sol; en cambio, en invierno mejora notablemente. 

A pesar de todo, el melasma nunca llega a ser nocivo para la salud y es posible tratarlo mediante tratamientos estéticos como, por ejemplo, las cada vez más populares mesoterapias faciales, peelings y terapias despigmentantes. Es importante acudir a un especialista que nos ayude a tratar estas manchas, ya que, si lo hacemos por nuestra propia cuenta, puede llegar a ser contraproducente. 

 

  • Melanoma: Cuando hablamos de un melanoma, estamos hablando de cáncer. Es uno de los tipos de cáncer de piel más graves que se puede llegar a sufrir, pero también de los menos comunes. Este se produce cuando los melanocitos crecen de forma totalmente descontrolada. 

Las manchas que aparecen suelen ser de bordes irregulares y mal definidos, mientras que su color varía entre marrón y negro. Al principio es común que aparezca un lunar, el cual se irá deformando hasta dar lugar al melanoma. Por eso es importante llevar un control de todos los lunares de nuestro cuerpo y acudir al dermatólogo en cuanto observemos alguna anomalía. 

 

  • Lentigo senil: También conocido como lentigo actínico. Surge tras la exposición de la piel a la radiación ultravioleta, y son especialmente comunes en personas de piel clara mayores de 60 años. Las zonas del cuerpo más propensas a sufrir este tipo de manchas son la cara, el cuello, el escote y los brazos

Estas manchas cutáneas son resultado de una larga exposición al sol y a quemaduras intermitentes, también causadas por este. A pesar de que se pueden llegar a eliminar con láser, una vez aparecen, es casi imposible que se desvanezcan de forma natural. Lo más recomendable es evitar la radiación solar prolongada sin protección o, en caso de hacerlo, usar cremas protectoras potentes

 

Causas de las manchas en la piel

 

Podemos encontrar diferentes causas que provocan la aparición de manchas cutáneas: 

 

  1. Manchas hormonales: Este tipo de manchitas son uno de los efectos secundarios que pueden surgir al usar ciertos métodos anticonceptivos a base de hormonas, como puede ser DIUs, pastillas anticonceptivas, etc. 

Las manchas hormonales se caracterizan, sobre todo, porque son simétricas, apareciendo en ambos lados de la cara. Las más comunes son las que surgen en la parte superior de los labios, en la frente y en ambas mejillas. Estas últimas se conocen como manchas mariposa, ya que simulan ese animal. 

  1. Manchas por embarazo: Son muy parecidas a las manchas hormonales ya que el motivo por el que parece es muy similar, las alteraciones hormonales. Estas no solo pueden aparecer durante la gestación, si no también durante la lactancia

 

  1. Manchas solares: El sol es uno de los principales causantes de las manchas cutáneas, sobre todo tras largas exposiciones. La piel tiene memoria, y si esta ha sufrido repetidas quemaduras solares, la estructura interna de la piel se resiente, provocando peladuras e inflamaciones.