Esta es una de las grandes preguntas que se hacen aquellos interesados en someterse a sesiones de depilación con láser. ¿Es posible depilarse con láser teniendo tatuajes? Cada vez son más las personas que poseen tatuajes. Es más, según un estudio reciente, se calcula que entre un 36% de jóvenes entre 18 y 30 años tienen, al menos, un tatuaje en alguna parte de su cuerpo. Por este motivo, es natural que la pregunta de si el láser y los tattoos son compatibles surja a menudo. 

Gracias al incremento de personas que deciden plasmar en su piel el arte de los tatuajes, cada vez son más los centros de depilación que buscan alternativas para ellos. 

¿El vello sigue creciendo después de hacerse un tatuaje?

 

Un tatuaje es un dibujo que se graba en la piel mediante la introducción de pigmentación bajo la epidermis. Es bajo esta capa de piel donde también actúa el láser de la depilación para poder llegar hasta los folículos pilosos, acabando de raíz con el vello. Una vez hecho el tatuaje, el pelo seguirá creciendo, puesto que sólo se tiñen las células de la piel, creando un efecto totalmente antiestético. 

Por eso, para evitar que el pelo dañe la estética de nuestro dibujo se recurre a la depilación, pero … ¿Es compatible con los tatuajes?

¿Se puede depilar teniendo un tatuaje?

 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que un tatuaje se trata de una erosión sobre la piel; es necesario esperar un tiempo prudente antes de proceder a intentar depilarnos. Así, procuraremos que esta sane correctamente, ya que, de lo contrario, los métodos de depilación más conocidos y tradicionales pueden acabar provocándonos dolor, irritación e incluso, algunas infecciones sobre nuestro tatuaje. Es preferible unos cuantos vellos molestos sobre él que un mal mayor. 

 

Pasado un tiempo, una vez esté totalmente curado, sí es posible recurrir a la depilación. Es posible pasar la cuchilla o la maquinilla, siempre usando crema depilatoria, para eliminar el exceso de vello. En este caso, se necesitará un mantenimiento continuo ya que así solo cortaremos la superficie del vello, en lugar de arrancarlo. Otra opción es emplear cera fría o caliente; lo malo es que es más doloroso que el método anterior pero los resultados son bastante más duraderos y óptimos. 

 

¿Es posible depilarse con láser teniendo un tatuaje?

 

La depilación con láser era, hasta hace relativamente poco, totalmente incompatible con los tatuajes. Esto se debía a que al aplicar el láser directamente, sin ningún tipo de protección, sobre la piel tatuada, esta interpretaba la pigmentación del tatuaje como si fuese pelo, aplicando más calor para eliminarlo y provocando quemaduras sobre este. Además de estas molestas y dolorosas quemaduras en la piel, el láser podía provocar que el dibujo se difuminase, llegando a perder hasta el 75% de su color.  Por este motivo, se desechó la idea de juntar depilación láser con piel tatuada. 

 

Actualmente, algunos centros especializados han logrado que sí sea compatible tener tatuajes con la posibilidad de depilarnos mediante láser. ¿Cómo? Muy fácil, tratándolos como si fuesen de lunares en la piel. Antes de cada sesión de depilación, se procede a cubrir el tatuaje con un lápiz blanco encargado de repeler la luz o, por el contrario, mediante otros sistemas de protección, pero siempre evitando que el láser toque la pigmentación del tatuaje. 

 

Ahora, si se trata de zonas de nuestro cuerpo libres de tatuajes, no hay ningún tipo de peligro a la hora de aplicar el láser para la depilación. Otra opción que se puede plantear es depilar los alrededores con láser y luego, en casa, optar por aplicar cera o pasar la cuchilla para evitar que el vello acabe cubriendo nuestro tatuaje. Podemos escoger la opción que mejor se adapte a nosotros y, también, la que nos recomienden en nuestro centro de depilación. 

 

Depilarse antes de hacer el tatuaje, la mejor opción

 

Una buena alternativa para evitar problemas posteriores es depilarnos con láser antes de proceder a tatuarnos. De este modo dejaremos la piel preparada y libre de ese molesto vello que puede llegar a interferir en el aspecto y estética de nuestro dibujo. Afortunadamente, sí es posible tatuar sobre piel previamente depilada por láser, siempre y cuando, sigamos unas pautas recomendadas y atendiendo las indicaciones de nuestro especialista, ya que él nos dirá cuánto tiempo será necesario esperar tras la depilación para poder tatuarnos. 

 

Normalmente, los técnicos y profesionales de la depilación con láser recomiendan esperar, al menos, dos meses tras finalizar las sesiones de láser. Este es el periodo de tiempo óptimo para permitir que la piel se recupere tras la depilación y, sobre todo, para comprobar que el pelo ha desaparecido por completo de esa zona. 

 

Otro factor a tener en cuenta son los cuidados que debemos llevar tras el tratamiento de depilación por láser. Es importante que mantengamos la piel hidratada, sin irritaciones, y lejos de los rayos del sol durante el tiempo previamente establecido. Estos cuidados se deberán mantener también tras la realización del tatuaje, permitiéndole que cicatrice bien y evitando cualquier herida o problema grave derivado de una mala recuperación.